Senderos y rutas de montaña en Colunga

Cabecera Senderos y rutas

Introducción

Las rutas que ofrecemos en esta guía nos permiten disfrutar de la naturaleza, riqueza monumental, cultural y etnografía del Concejo de Colunga.

No son de especial dificultad, sin embargo, es necesario seguir algunas recomendaciones para la práctica de esta actividad al aire libre, así como seguir algunas normas de respeto hacia el medio ambiente y naturaleza.

Recomendaciones

  • Utiliza calzado y ropa adecuados, vete preparado para cambios meteorológicos, un forro polar o jersey y un chubasquero pueden mejorar situaciones imprevistas.
  • En el caso de las rutas por los acantilados del concejo, recordar que el suelo puede resultar resbaladizo y prestar especial atención a las mareas y estado de la mar.
  • Protégete del sol con gafas, gorro y protección solar.
  • Lleva agua suficiente y comida ligera que aporte energía.
  • Mantén informados a tus amigos y conocidos de la ruta prevista a realizar.
  • Lleva un teléfono móvil, y recuerda el número de emergencias: 112.

Respeto al medio ambiente

  • Deja el recorrido como te gusta encontrarlo: llévate tu basura.
  • No realices fuego.
  • Respeta las propiedades y costumbres de los lugareños.
  • Respeta la flora. No cojas nada: quizá no lo sepas y te estás llevando una especie vegetal en peligro de extinción.
  • Respeta la fauna. No asustes a los animales, ellos son quienes están en su medio.

Ruta de Cordobana

  • Itinerario: Carrandi-Braña La Gata-Llano de Llames-Busfrío-Cordobana
  • Recorrido: 4 horas aprox.
  • Desnivel: 250 metros
  • Dificultad: Media

Descripción del sendero: Desde Colunga cogemos la carretera AS-260 en dirección a Arriondas. Después de pasar el pueblo de Coceña nos desviaremos a la derecha hacia Carrandi. En la plaza junto a la iglesia y un bonito hórreo dejaremos nuestro coche. Descendemos por un ancho camino que nos lleva a una bifurcación de caminos. Seguimos el de la izquierda, que en descenso, nos lleva hasta el río Espasa. Cruzamos un rústico puente y ascendemos a la casería de Braña La Gata. El camino cruza ahora un hermoso bosque hasta la majada de Busfrío, rica campera en manzanilla. Tomamos finalmente un camino empinado que nos lleva a la campera de Cordobana. El regreso lo realizamos por el mismo lugar. Ruta Mirador del Fitu Picu Pienzu

  • Itinerario: Mirador del Fito (579 m. altitud) Picu Pienzu (1.161 m. altitud)
  • Recorrido: Entre 3 y 4 horas
  • Desnivel: 300 metros
  • Dificultad: Media

Descripción del sendero: Desde Colunga cogeremos la carretera AS260 en dirección a Arriondas. Tras 11 kms. de ascensión por la falda del Sueve llegaremos al Mirador del Fito, donde dejaremos el coche. Desde aquí un sendero nos llevará a través de un pinar en una leve ascensión para continuar por un pequeño bosque y bordeando la ladera llegamos a la Majada de Bustacu, extensas praderas con una buena fuente. Desde aquí vemos el resto de la ascensión y seguimos por un buen camino que sube una canal a la fuente y majada de Mergullines. Seguimos subiendo y alcanzamos la collada de Beluenzu. Sólo nos queda remontar la empinada ladera y alcanzar la cumbre con la cruz de hierro en su cima.

Yacimiento de Icnitas de la playa de la Griega (Colunga)

  • Descripción del sendero: Fácil
  • Recorrido: aprox. 500 metros.

El yacimiento de la playa de La Griega en Colunga es conocido principalmente porque en él se encuentran una de las mayores huellas de dinosaurios del mundo. Su visita es recomendable ya que constituye una de las rutas de mejor acceso del Jurásico de Asturias; el itinerario transcurre por una senda paralela al arenal.

El Museo del Jurásico de Asturias, inaugurado en el año 2004, está ubicado en sus cercanías, en un lugar elevado con buenas panorámicas de la costa, entre las localidades de Lastres y Colunga.

Para acceder al yacimiento de la playa de La Griega, en el concejo de Colunga, es necesario tomar la desviación a la misma desde la carretera autonómica AS-257 que une las localidades de Lastres y Colunga.

Inmediatamente después de cruzar un pequeño puente sobre el río Libardón, que desemboca en la playa, se encuentra un panel explicativo del itinerario, que muestra diversos aspectos geológicos de la zona, así como la situación de los puntos de interés que localizaremos a lo largo de la visita. Se inicia una bonita senda que en un corto recorrido nos conduce hasta una escalera que baja directamente a la zona del acantilado donde se encuentra uno de los yacimientos.

Se trata de un estrato de caliza gris que contiene icnitas de dinosaurios cuadrúpedos y algunas de bípedos, estas últimas más difíciles de reconocer, salvo en condiciones de luz apropiadas. La superficie del estrato de roca caliza se encuentra muy alterada debido a la presencia de un elevado número de pisadas de dinosaurios y a las múltiples fracturas cruzadas que la atraviesan.

La actual caliza constituyó hace ciento cincuenta millones de años el barro calcáreo del fondo de una laguna costera. En ella vivían pequeños organismos invertebrados, como gasterópodos y ostrácodos, cuyos restos fosilizados aparecen ahora incrustados en la roca. Las grandes depresiones más o menos redondeadas que se observan en el yacimiento corresponden a las huellas de los pies de un dinosaurio saurópodo de extraordinarias dimensiones. El diámetro de algunas de ellas llega a alcanzar 125 centímetros, lo que las convierte en unas de las de mayor tamaño encontradas hasta el momento. El contorno externo de las huellas muestra un reborde abultado que representaría el barro (ahora transformado en roca) que en el momento de producirse las huellas extruye hacia el exterior de las mismas.

Las icnitas de dinosaurios de la playa de La Griega fueron interpretadas inicialmente por dos investigadores alemanes en los años ochenta, como producidas por dinosaurios bídepos. Sin embargo, los estudios posteriores de las mismas contradicen esta hipótesis y nos permiten afirmar con seguridad que el autor de las enormes icnitas pertenece al grupo de los gigantescos saurópodos.

Sobre la misma superficie aparece además un rastro de pisadas con una longitud aproximada de cinco metros, atribuible a un dinosaurio saurópodo. De las ocho icnitas que componen dicho rastro, seis corresponden a las huellas de los pies. Las dos únicas impresiones de las extremidades delanteras muestran un contorno en forma de media luna y se sitúan ligeramente por delante de aquellos. Las huellas de los pies presentan formas ovaladas. A juzgar por la separación existente entre las icnitas del lado derecho e izquierdo del rastro, éste se ha clasificado como del tipo «Brontopodus». La estimación de la longitud del tronco (140 centímetros), así como el tamaño de las huellas, nos indican que el autor del rastro sería un saurópodo de pequeña talla.

Si la marea nos lo permite podemos realizar la vuelta por el arenal de la playa donde, a unos 150 metros nos encontramos con un bloque suelto de arenisca rojiza. En la superficie del mismo se pueden observar dos icnitas de dinosaurios cuadrúpedos conservadas como contramoldes y orientadas en direcciones opuestas. Una de las huellas corresponde al pie de un dinosaurio saurópodo. Muestra un contorno ovalado y en su parte delantera se pueden apreciar vagamente las impresiones de dedos muy cortos.

La otra icnita que se conserva en el bloque presenta una morfología en media luna y se ha atribuido también a un saurópodo, sin embargo no se puede precisar si ambas pertenecen al mismo individuo. Siguiendo llegaremos al inicio de la ruta.

Ruta Misterios del Mar

Acantilado de Luces

  • Dificultad del sendero: media

Se debe tener especial precaución con el estado de las mareas. Recomendable acudir con un guía o persona que conozca el lugar.

Luces, pequeña localidad del concejo de Colunga, situada al oeste de la villa marinera de Lastres, en plena rasa costera, alberga en sus acantilados la evidencia del paso de fantásticos reptiles extintos, como los dinosaurios, y de otros vertebrados que han llegado hasta nuestros días.

Desde Colunga, capital del concejo, se toma la desviación que conduce a Lastres, siguiendo la carretera comarcal AS-257, hasta llegar a la localidad de Luces; desde aquí seguiremos por una carretera estrecha que conduce al faro de Lastres. Después de recorrer por la misma unos 650 metros, encontraremos en una curva a la derecha el indicador del faro, donde podemos aparcar el vehículo.

Se toma un camino que parte a la izquierda; éste termina en un espacio algo más amplio, con dos eucaliptos a cada lado, que da acceso a varias fincas, de las cuales debemos atravesar la de la derecha, en cuyo margen izquierdo se alzan tres pinos; por ella discurre el camino que comienza a descender y conduce directamente al pie del acantilado.

A unos pocos metros hacia el este del final del camino, en la misma base del acantilado, se encuentra un bloque suelto de arenisca, que conserva dos contramoldes de huellas de dinosaurios; uno de ellos tiene forma de media luna y se debe a la mano de un saurópodo de tamaño medio, mientras que el otro, de forma tridáctila, correspondería al pie izquierdo de un terópodo de gran talla, cuya altura de cadera se estima en torno a los 2,7 metros.

Siguiendo por el pie del acantilado, ahora hacia el oeste, unos 300 metros y prácticamente en el extremo de la ensenada de la pequeña playa arenosa que se desarrolla esporádicamente en ese lugar, se encuentran varios estratos de arenisca gris inclinados. Dos de ellos contienen huellas de dinosaurios. En la superficie del primero que encontramos aisladas, unas debidas a dinosaurios terópodos de mediano tamaño con una altura de cadera próxima a 1,3 metros y otras, de menor tamaño, posiblemente originadas por pequeños ornitópodos. En el segundo estrato se conservan diversas huellas aisladas pertenecientes a terópodos de gran tamaño, cuyas extremidades tuvieron una longitud entre 2 y 2,4 metros, así como un rastro constituido únicamente por las icnitas de los pies de un gran saurópodo; en las tres huellas completas que constituyen el rastro se aprecian las impresiones de los dedos. Todas las huellas de esta segunda capa presentan un alto grado de desgaste debido a la erosión marina, lo que dificulta su reconocimiento.

Además de las icnitas y rastros de dinosaurios, las rocas de estos acantilados han proporcionado diversos restos óseos atribuidos a tortugas, cocodrilos y peces, así como varios fragmentos de troncos de árboles.

Acantilados de Lastres

  • Dificulta de la ruta: media.

Se debe tener especial precaución con el estado de las mareas. Recomendable acudir con un guía o persona que conozca el lugar.

La pintoresca villa marinera de Lastres, en el concejo de Colunga, situada en un entorno privilegiado de la costa oriental de Asturias, constituye una extraordinaria atalaya abierta al mar Cantábrico. Las rocas jurásicas de sus alrededores han venido proporcionando a lo largo de estos últimos años múltiples evidencias fósiles (huellas y restos óseos) tanto de dinosaurios como de otros reptiles que convivieron con ellos como cocodrilos y tortugas. Muy próximo a esta localidad se encuentra, en la denominada rasa de San Telmo, el Museo del Jurásico de Asturias (MUJA).

El itinerario arranca desde el Mirador de San Roque, situado en el lugar más elevado de Lastres, junto a la ermita del mismo nombre. A partir de allí se toma un estrecho camino descendente que coincide con la denominada Ruta del Castillo hasta alcanzar una pista de tierra más ancha. Una vez en ella, es necesario caminar por la misma hacia la izquierda hasta rebasar una fuente de piedra, ahora prácticamente seca. Un poco más adelante deberemos tomar una senda que parte hacia la derecha en fuerte descenso y nos conduce directamente hasta la base del acantilado.

A partir de aquí debemos de recorrer el pedrero hacia la derecha durante unos 135 metros hasta encontrar una plancha suelta de arenisca de disposición horizontal y de unos 4,5 metros de longitud en cuya superficie se dispone un rastro formado por un total de 14 icnitas tridáctilas de pequeño tamaño (unos 13 cm de longitud media) debidas al paso de un dinosaurio bípedo, probablemente un ornitópodo de pequeña talla; la altura de su cadera sobre el suelo sería de unos 65 centímetros. Las últimas seis huellas, tomadas en el sentido de la marcha del reptil, están más separadas entre sí que el resto, lo que evidencia un aumento en la velocidad de desplazamiento del mismo.

Cueto La Cotariella

Desde Colunga, tomamos la carretera en dirección a Infiesto, a unos 10 km justo después de rebasar la localidad de Libardón a mano derecha encontramos una desviación por la carretera local que nos lleva hasta el pequeño pueblo de Fano.

Allí junto a la capilla de San Juan, a mano derecha, un camino nos conduce hasta unas casas, el barrio del «Juesu», desde aquí se ve ya el sendero que en aproximadamente un cuarto de hora nos deja en el paraje conocido como Cuetu La Cotariella (484 m de altitud), con excelentes vistas.

Se identifica claramente por una cruz colocada en su punto más alto. Fácil

Senda del castillo

En Lastres, en lo alto del pueblo, en el camino que une la Iglesia de Sta. María de Sábada con el Mirador de San Roque, encotraremos una indicación del inicio de esta senda; también desde el propio Mirador una señal nos indica otro inicio de la senda por un estrecho camino descendente.

Ambos recorridos nos llevan en un breve paseo hasta una atalaya sobre el puerto de Lastres, donde se encuentran las antiguas ruinas del fuerte defensivo de Lastres, conocido como «El Castillo», del que aún se conservan parte de sus muros.

Fue construido a expensas de la familia Robledo, como defensa contra los ingleses en el año 1715, dotándolo de seis potentes cañones. Una vez en deshuso, quedó abandonado y a principios del siglo pasado las grandes piedras de sillería fueron espoliadas y traídas a las calles de Lastres para hacer los peldaños de las escaleras actuales. Los cañones se utilizaron en la reconstrucción del puerto antiguo, colocándolos verticales para el amarre de las embarcaciones; dos de ellos con la ampliación del nuevo puerto fueron recuperados y desde hace poco tiempo se les adaptaron unos carros de madera, tal y como los tuvieron en su origen, y se exhiben en el propio puerto.

Descarga el catálogo de Senderos de Colunga - pdf, 2,15 MB