Llastres

Faenando en Llastres

Llastres es una parroquia y villa marinera del concejo de Colunga, con una población que ronda el millar de habitantes, repartidos entre los pueblos de Llastres y Lluces, que conforman la parroquia. Sus orígenes se remontan a época romana y el primer testimonio escrito sobre este asentamiento data del año 943. Comenzó a poblarse en los siglos XIII y XIV, cuando familias de Luces se instalaron en la bahía lastrina para explotar los recursos del mar. Vinculada desde sus orígenes a la actividad pesquera, ya en el siglo XIII los pescadores crearon una sociedad de socorro mutuo, la Cofradía de Mareantes, que aunque tuvo varias denominaciones, todavía conserva capillas propias, como las de la Virgen del Buen Suceso y la de San José. Además era esta Cofradía la que coordinaba funciones sociales asistenciales y las obras comunales del pueblo decididas en conceyu abiertu.

La actividad solidaria de los pescadores de Llastres y su espíritu de superación han sido ejemplo e inspiración para los actuales habitantes de la parroquia, cuyas asociaciones y entidades tienen como referente los valores y ejemplos de sus antepasados. A pesar de la crisis del sector pesquero, la actual Cofradía de Pescadores “Santa María de Sábada” mantiene su participación en la vida de la localidad, si bien los vecinos, a partir de la década de los años 80 del siglo pasado, fueron desarrollando sus iniciativas a través de otras asociaciones, que se han agrupado en la Confederación de Asociaciones Lastrinas, formada por 17 entidades.

El puerto es el punto de encuentro más emotivo de Llastres. Un lugar donde el visitante encontrará la verdadera dimensión y valor del pueblo, verdadero motor de desarrollo de Llastres y testigo de una historia marcada por el mar y sus familias.

En el puerto perdura la esencia misma del mar. Es el legado más importante que nos han dejado nuestros mayores. Es el principal testigo de la cultura y tradición pesquera de Llastres, donde desde siglos el mar ha sido sustento de sus familias y que aún hoy tiene gran importancia en lo social, en lo económico y cultural de esta villa marinera.

Durante gran parte del siglo XX, el puerto de Llastres fue uno de los más pujantes en materia de pesca de los puertos asturianos. Alcanza su punto más álgido en los años 60 (hay en ese momento 40 embarcaciones y más de trescientos pescadores), que junto a las fábricas de transformación de pescado existentes en el pueblo ocupan a hombres y mujeres en los distintos trabajos ligados a la mar.

Cuenta hoy nuestro puerto con catorce embarcaciones de muy diverso porte. Todas ellas dedicadas a pesquerías tradicionales: volanta, palangre, cerco y artes menores (miño, betas, nasas, etc). Actualmente en Llastres faenan un total de 55 pescadores en esas lanchas o embarcaciones, dedicando su actividad a la captura de muy distintas especies, siendo las principales: merluza, rape, salmonete….. y los mariscos más variados de nuestras costas (nécora, bugre,  centollo…).

La Cofradía de Pescadores” Santa María de Sábada” es la institución que aglutina a los pescadores llastritos. Su figura más importante institucionalmente junto a la Junta General y Cabildo de la misma, es el Patrón Mayor, figura que representa en todos los foros a dicha institución y sus socios. Tiene su sede en el mismo puerto de Llastres y es a su vez el organismo que tiene la concesión administrativa para la comercialización en primera venta de los productos del mar. Esa comercialización se realiza por subasta pública todos los días, en las tardes de lunes a jueves, pudiendo ser presenciada en la sala de venta a instancia de los propios pescadores. Es la Lonja de Llastres una de las más modernas de Asturias, tanto técnica como sanitariamente, considerándola como una de las más avanzadas de la actualidad.

En los últimos años en el puerto han ido apareciendo otro tipo de actividades. Son actividades ligadas al mar, desarrolladas por empresarios turísticos o por aquellas personas que en e afán de disfrutar de su tiempo de ocio mantienen en el puerto deportivo su barcos de recreo, conviviendo con los barcos de pesca profesional.

La unión vecinal y la preocupación por la conservación del patrimonio han propiciado que Llastres cuente con un Conjunto Histórico con nueve palacios blasonados, casonas de piedras, capillas, iglesias y barrios de pescadores de los siglos XVI a XVIII. En 1992 el Principado declaró Llastres como Bien de Interés Cultural.