Dónde comer

Cabecera Dónde Comer

 

 

 

 

 

 

 

 

Montaña, valles y tierras de labrantío; bosques, ríos y aprendices de río; días de lluiva, de nieblas, de soles; un clima entre templado y cálido, son los factores que definen y determinan la esencia de un paisaje que, a su vez, condiciones la vida y el trabajo de las gentes que habitan en él.

El concejo de Colunga goza de esa pluralidad de belleza y, en ella y con ella, los colungueses -los del mar, los del valle y los de la montaña-  han creado una cocina que ensambla lo mejor de cada oferta que brinda la Naturaleza.

Nunca tuvo Colunga una especialidad característica de su cocina, sea la popular o la ya más sofisticada; sí tuvo y tiene ciencia y arte para transformar lo sencillo en majestuoso y lo innovador en alma propia.

El campesinado y la huerta proveen de hortalizas y legumbres; el bosque regala caza de pluma y de pelo; los ríos y riachuelos invitan a la pesca de truchas y anguilas; el corral asegura volatería y el establo (cuadra o corte) es morada de vacuno de razas muy variadas.

Ya tenemos, pues, un primer "mapa gastronómico" de nuestro concejo: Fabadas, fabes con... (liebre, conejo, gallina...), guisos y potes de todo tipo y gusto; tortillas de lo uno y de lo otro como aquella famosísima "Tortilla a la Cabaña del Mar": asados de carnes de vacuno y/o de caza; cordero y cabrito al horno o a la brasa; embutidos, salazones.

“Les fabes de Colunga", "les nobles fabes de Colunga", son en la actualidad insignia y bandera de la agricultura del municipio.

El mar, la mar como así dice la marinería, tiene en Lastres y en su Puerto la otra despensa nutricia colunguesa a la vez que su otra potencialidad económica. Pesca de altura y de bajura. Especies marinas muy populares y otras de alta solicitud; pescados y mariscos para todos gustos y bolsillos. Desde un guiso de "llámpares" (lapas) a una caldereta de pescados y mariscos (sofisticación decimonónica de la tradicional calderada marinera en pesca de altura) hay un amplio abanico de posibilidades culinarias: besugo a la espalda,lubina al horno, sargo a la sidra, merluza y/o rape (pixín) en cazuela y en fritos a la romana, calamares en tinta, chipirones rellenos, bonito a la plancha y en rollo, llobicante (bugre) y langosta a la plancha; sardinas fritas o asadas a la plancha....

Es Colunga concejo PARA VER Y COMER; naturaleza y cocina, paisaje y paisanaje que , junto con sus postres y dulcerías, siempre deja BUEN SABOR DE BOCA.

 

José Antonio Fidalgo

Cronista oficial de Colunga